Aprende a vivir para ti!

Aprende a vivir para ti!

El tiempo hoy por hoy no corre como antes, las premuras, las obligaciones, la ansiedad que genera la presión social, en un mundo donde la competencia  y el exhibicionismo de la privacidad, nos ha trastocado.

Lo cierto es que el fenómeno social de valorizarnos a través de lo que se ve, cada día gana más víctimas.

No me cansaré de insistir que nuestro sistema educativo binario, que nos divide en negros y blancos, buenos y malos, vagos y estudiosos, sin permitirnos ver los grises de la vida, es el responsable, caldo de cultivo de origen de esto, que hoy atravesamos y se ve a todas las edades, de diferente manera.

En los colegios y escuelas , “el mejor” es quien agrede.

En la vida adulta, nos topamos con ambientes laborales invivibles, rodeados de hipocresía y arribismo. Es como si estuviésemos asumiendo como normal, LA AGRESIÓN Y NO TENER ÉTICA para obtener lo que queremos.

Las redes sociales, no están exentas de esto, nos topamos a diario con la presuntuosidad de individuos  y familias “perfectas”, cuadros plenamente calculados que de espontáneo no tienen nada, y que en realidad son un reflejo de lo que no se tiene, dice la sabia frase popular, dime de que presumes y te diré de lo que careces.

Ahora los logros, no se disfrutan, SE EXHIBEN, con el mero objeto de ganar aprobación social.

Una foto falsa además atrae comentarios igual de vacíos.

Vivimos ahora a merced de la competencia, sin darnos cuenta que una buena valoración no depende ni de cuanto tengas en tu cuenta, de cuantos viajes hagas, de si tienes 5 o ningún hijo, ni de los likes que obtiene una de tus publicaciones.

La vida está hecha para estar presentes, para ser disfrutada, los estudios son tuyos, nuestro trabajo debe ser placentero, las familias reales tienen problemas, y esos solo se superan haciéndoles frente, no posteando fotos perfectas.

Deberíamos replantearnos una forma de vida más íntima y menos enfocada en la aprobación de un montón de gente que ni conocemos y entender que la vida es cualitativa y no cuantitativa, los números a las estadísticas!!

Síguenos:

Todas somos madres!!

Todas somos madres!!

La maternidad puede ser uno de los roles más complejos que la mujer moderna y responsable tenga que desarrollar, si bien es cierto existen diferentes expectativas culturales en relación a ser madre, debemos recordar que también la biología juega un papel importante en nuestro comportamiento.

Los estudios en neuropsicología, han demostrado que todos los cerebros femeninos, están diseñados para la maternidad, somos capaces de escuchar ruidos agudos mientras dormimos, pues esto nos ayuda a mantenernos alerta frente al llanto de un bebé y poder así atenderlo, las mujeres somos observadoras y podemos interpretar rostros porque así nos comunicamos con nuestros hijos antes de que aprendan a hablar, somos más empáticas para poder relacionarnos con las necesidades de nuestros hijos.

El cerebro de una mujer cambia radicalmente al volverse madre, la energía se focaliza en el cuidado del bebé y es por eso que a veces es fácil descuidarse de una misma, dándole prioridad a las necesidades de nuestros hijos.

Pero esto será saludable?. Psicológicamente hablando, no tanto. La mejor forma de ser madre, es tratando a diario de sacarnos los moldes impuestos socialmente de como ser “una buena madre”, y hallar  una forma propia de serlo. Muchas mujeres acuden a consulta sintiéndose culpables por su rol materno, se siente la frustración y la apatía en el trato con los chicos, lo que crea un círculo vicioso de tristeza y malestar en el hogar.

Diferentes investigaciones demuestran que una mujer feliz, que mantiene sus propios espacios y a su vez los comparte con sus niños, tiene una mejor relación con ella misma y con su familia. Cómo lograrlo?

  1. La socialización es importante, una madre que siente tener un grupo de amigas apoyo, puede lograr asumir su maternidad con mayor seguridad, pues las amigas también forman parte del grupo de crianza extendida del niño, en el pasado, al vivir en sociedad los grupos hacían que todas las mujeres de una tribu participen también en la crianza de los niños, con el fin de que la madre pueda descansar , ahorrar energía y hacer que el niño desarrolle lazos de confianza social.
  1. La cultura nos dice que “lo primero son los hijos”, lo cierto es que todos los aspectos de nuestra vida lo son, los niños, la pareja, nuestra salud, nuestros espacios de recreación. Debemos entender que para lograr sentir bienestar debemos equilibrar nuestra vida y colocar todo como una prioridad.
  1. Descuidar a la pareja es uno de los problemas que frecuentemente surgen en las mujeres que se convierten en madres, esto tiene una explicación biológica, el cerebro se repleta de oxitocina y de dopamina, dos sustancias que nos unen al bebé para protegerlo, pero es importante incluir al padre en la crianza, se debe hablar de los roles de ambos en la formación del nuevo miembro de la familia, para que la relación no se vea afectada negativamente.
  1. Educar niños independientes, muchas mujeres viven su maternidad con ansiedad y sobreprotección, al punto de absorver a los chicos y convertirlos en personas con poca confianza en sí mismos y muy poco autónomos. Debemos entender que los niños se convertirán en adultos y deberán tomar su propio camino en algún momento, debemos darles herramientas para que cuando lo hagan, aprendan a levantarse luego de las caídas. Nos encantaría evitar su sufrimiento, pero este es parte de la vida. Déjalos ser.

Ser madre no es una tarea fácil, es agotador, exige mucha responsabilidad y sanidad mental, una mujer equilibrada, hará sus veces de madre con mayor alegría, a todas las mujeres que se han convertido en madres, por biología, por decisión de adoptar o incluso a esas tías y abuelas que han educado a sus sobrinos y nietos como sus hijos FELIZ DÍA!!

maternidad-guayasamin

Síguenos:

Cómo entender a la víctimas del terremoto

Cómo entender a la víctimas del terremoto

La emergencia que vive el Ecuador nos afecta a todos, nos ha movido los cimientos de vida y nos ha sacado de las quejas  habituales que nos tenían inmersos en crisis individuales, que no nos dejaban ver más allá de nuestras narices.

El terremoto del sábado 16 de Abril, nos plantea varios cuestionamientos y sinnúmero de emociones que afloran: dolor, una ola de tristeza masiva, impotencia, desesperación.

QUE HACER?

Entender que estamos viviendo una tragedia, estamos en duelo y todo duelo tiene diferentes etapas.

  1. EL SHOCK , luego de lo ocurrido las víctimas muy probablemente no están procesando toda esta vivencia que parece una pesadilla.

 

Nosotros,  nos movemos, actuamos, queremos ayudar, estamos viviendo una oleada de solidaridad  y voluntariado, PERO CUIDADO!, las víctimas necesitarán de nosotros por mucho tiempo, esta tragedia implica pérdidas humanas y de años de trabajo, así como un pare total en la productividad económica de las zonas afectadas. Que la AYUDA SEA SOSTENIDA  y no momentánea.

  1. LA NEGACIÓN , las víctimas no aceptarán emocionalmente la pérdida de sus seres queridos, sus viviendas, sus negocios, tratarán de aferrarse a lo que conocían y que ha desaparecido de un momento a otro.

Nosotros, debemos entender que esta catástrofe no se arreglará de la noche a la mañana, el trabajo debe ser conjunto en pro de que los damnificados sientan nuestro respaldo continuo.

Si estás ayudando en la zona de desastre no hagas comentarios como:

“Tranquilo, no pasa nada”!!

Este tipo de reacciones se dan porque no estamos acostumbrados a ver personas quebradas emocionalmente y aparecen como una especie de reflejo, pero debemos RESPETAR LOS SENTIMIENTOS de las víctimas, solo escúchalos con atención y sé empático, ponte en sus zapatos.

  1. ENOJO E INDIFERENCIA, las víctimas se sentirán abandonas, irritables, poco abiertas al diálogo, o inmutables frente a la ayuda.

ENTIÉNDELOS, TODO SU MUNDO CONOCIDO SE ACABÓ!

4.NEGOCIACIÓN, esta fase del duelo es clave para una recuperación sana, aquí es importante la guía de personal calificado para que una vez pasada la crisis emocional, se coloquen en una balanza también las cosas positivas dentro de la tragedia, LA UNIÓN, LA SOLIDARIDAD, LAS GANAS DE RECONSTRUIR COMUNIDADES ENTERAS Y FAMILIAS QUE SE REENCUENTRAN.

5.DOLOR,  muchas de las víctimas podrán presentar cuadros depresivos, pues finalmente entenderán que la pérdida sucedió y nada volverá a ser como antes. La salud psicológica y física de los sobrevivientes puede verse afectada por estrés post traumático.

Todos como individuos podemos hacer algo, no necesitamos ser millonarios para mostrar solidaridad, no necesitamos títulos importantes para aportar, somos una comunidad enorme cada granito de arena es útil, AYUDA DESDE TU CAMPO DE ACCIÓN!!

Síguenos:

Con respecto a la violencia..

Con respecto a la violencia..

El Ecuador, un hermoso país para conocer, el Ecuador, un pequeño paraíso diverso  abierto al turismo, el Ecuador UN PAÍS VIOLENTO!

Las redes sociales, la prensa y todos los medios de comunicación se han visto invadidos por el caso de feminicidio de las turistas María José Coni y Marina Menegazzo, dos muchachas argentinas que fueron asesinadas hace poco tiempo en Montañita, y cuyo caso sigue en investigación.
Es muy interesante como reacciona la sociedad ante este tipo de acontecimientos, lastimosamente en el Ecuador la violencia se ha instalado como una forma de comunicación, la gente se consterna por el asesinato de estas dos turistas,  pero todos los días hombres y mujeres desaparecen, existen familias que viven en la incertidumbre y la angustia de no saber que pasó con sus seres queridos. Quizás el hecho de tratarse de dos mujeres jóvenes extranjeras, hace que la gente se identifique con ellas, en cuanto a lo vulnerables que nos encontramos todos frente a este tipo agresiones y peligro dentro de nuestra sociedad.

Lo cierto es que la violencia está en todas partes y para que exista, hacen falta dos componentes, el agresor y la víctima. Será que sin darnos cuenta hemos entrado a aceptar a la violencia como parte de nuestra vida? Será que al estar inmersos en una sociedad donde la prensa amarillista nos muestra fotografías sangrientas diarias, o encabezados irrespetuosos y morbosos como estrategia de venta QUE FUNCIONA,  somos parte de este círculo vicioso?

Te has puesto a pensar si dentro de tu lugar de trabajo aceptas malos tratos de parte de tus “superiores”, porque asumes que te corresponde callar ante sus faltas de respeto, por mantener un puesto?

Te has detenido a cuestionar si dentro de tu relación de pareja, te has permitido maltratar o ser maltrado verbal, física o incluso sexualmente, so pretexto de malentender la “pertenencia” que implica un noviazgo?

Estás consciente de que cuando prendes la televisión , nos bombardean programas sin contenido más allá del chisme como en el caso de la prensa rosa, y que esto fomenta este tipo de intromisión a los espacios privados de la gente, empezando a asumir el acoso como algo “normal y entretenido”?

Has prendido la radio? son pocas las estaciones que nos brindan programas de calidad, muchos conductores utilizan las  agresiones verbales o el uso inadecuado del lenguaje, como gancho para “acercarse a la gente”, lo más triste es que los radioescuchas festejan el irrespeto confundiéndolo con  “sinceridad”.

Cuántas veces has insultado a tus hijos injustamente, por no escuchar el porque de su conducta? cuántas veces les has gritado o los has lastimado físicamente porque ESTABAS ENOJADO.

Te has escuchado hablar sobre ti mismo cuando te equivocas?, a veces eres demasiado agresivo contigo mismo o muy exigente?, esto también es violencia

Debemos entender que la violencia se relaciona con el poder, y también que el poder que tú tienes sobre tus hijos, o como autoridad en una institución, como profesor, etc,  necesita de responsabilidad y respeto.

No seas parte de esta larga cadena de acontecimientos, que nos llevan al maltrato como forma de “solución”, un asesinato sólo es el desenlace exacerbado de los errores de los individuos, y las familias que forman una sociedad.

Síguenos:

Victimización, un peligro que vive dentro de ti!

Victimización, un peligro que vive dentro de ti!
Todos crecemos inmersos en la cultura, cualquiera que ella sea, nos atraviesa y nos influye. Sobre entendemos que el modo de educar a los chicos y las chicas, tiene una fórmula que se repite hacia el infinito, sin cuestionarnos sobre su efecto.
Hoy me referiré especialmente a la victimización femenina, como resultado de la crianza y los “decires” que repetimos sin conciencia de la importancia que tienen las palabras en los niños y adolescentes.
Todas las mujeres en algún momento nos hemos victimizado, no existe una que pueda decir que no, o que haya al menos estado tentada a hacerlo por un periodo de vida. En mi experiencia de 12 años como psicoterapeuta, escucho constantemente el discurso que culpabiliza al hombre por no haber…………….(en el espacio en blanco coloque usted cualquier actividad, que el novio, esposo o amante, haya dejado de hacer, o haga en exceso), y que de alguna forma explica el porque de la tristeza que en ese momento motiva a la mujer a buscar ayuda.
Cuanto daño nos hace colocarnos en esa posición dependiente y poco objetiva con respecto a nuestro rol activo como miembros de una relación de pareja.

De dónde viene esa mala costumbre, que nos sume en la constante “queja, el lamento, la búsqueda de un pretexto nuevo para justificar nuestro malestar y nuestra supuesta estancia sufriente en el mundo”?

De la crianza diferencial, esta larga historia que nos relaciona con nuestros primeros referentes, nuestros padres, el funcionamiento y la comprensión del entorno.

Las mujeres latinas  crecemos en nuestra mayoría escuchando frases como:

  • Tu hermano puede salir, pero tú no, porque eres mujercita.
  • Los hombres solo quieren acostarse contigo, cuando lo consiguen seguro te dejan, no vayas a hacer eso porque te vuelves “fácil”.
  • No puedes ir sola, porque eres mujercita.
  • Puedes ir, pero llega temprano, las señoritas de su casa, no se quedan hasta tarde, que pensará la gente de ti, que  no te controlamos.
  • Todos los hombres son iguales, no puedes confiar en ninguno.
  • Cuando eres mamá solo eres eso, no puedes pensar en tener una relación de pareja, porque una buena mamá, vive por y para sus hijos, etc, etc.
Estas frases sin criterio, sin contexto, todas ofensivas, todas represoras de libertades y diferencias, dejan mella. Las mujeres no podemos seguir siendo educadas para obtener “APROBACIÓN” del entorno o de nuestras parejas, porque nos volvemos objeto dependiente y no sujeto deseante.

Ahí la explicación de porque las mujeres debemos combatir a diario  esta voz interna y “facilista” de culpar a otros cuando las cosas no van bien. Entonces…. manos a la obra:

  1. Identifica en ti esas ideas poco saludables de tu crianza que te siguen a la adultez y que obstaculizan tu desarrollo como individuo independiente.
  2. No te victimices, hazte cargo de tus errores y corrígelos.Sé responsable de tu calidad de vida.
  3. No permitas el control de tus decisiones, vestimenta, gustos  y hobbies por estar en una relación de pareja.
  4. Si eres madre, cambia de chip y educa a tu hija para ser un individuo crítico y no una adicta a la aprobación.


Si de algo debes cuidarte, es de ser víctima de ti misma.

Icono_pdf

Descárgalo y Léelo impreso

Síguenos:

Nosotros los protagonistas de la crisis!

Nosotros los protagonistas de la crisis!
Vivimos una época de convulsión social, nunca antes la política ha apasionado tanto a los ecuatorianos como hoy, lo llamativo de lo que ocurre actualmente, es que no necesariamente este apasionamiento es saludable ni productivo.
El Ecuador está tristemente dividido, el respeto y la tolerancia son dos palabras que están muy distantes en nuestra convivencia. Pero hay que notar que lo que ocurre hoy, es el resultado de un largo proceso de deterioro social, venimos de una historia de desvalorización, somos un pueblo poco consciente de sus capacidades y habilidades de salir de crisis, vivimos peleados con nuestros orígenes, cuando se nos realizan censos, la mayoría prefiere negar su mestizaje, utilizamos palabras soeces para referirnos a la gente con la que supuestamente no nos reconocemos: somos “longos”, somos “cholos”, somos “pelucones”, “borregos”, vivimos etiquetándonos, desde que somos pequeños.
Aunque parezca que no, nuestro sistema educativo, tiene mucho que ver con lo que está pasando, desde niños, los profesores nos dividen entre: “buenos alumnos y vagos”, “educados y problemáticos”, vivimos en un  sistema binario de blancos y negros. Cuanto mal nos han hecho estos discursos que nos hacen pensar tan poco, callar y asumir todo sin aprender a cuestionar y emitir criterios más profundos.
Tristemente al igual que un grupo de niños desvalorizados que siguen a un líder agresivo y abusivo, cuando hablamos de un “bully” o el que ejerce bullying o abuso escolar con los más débiles, nos hemos vuelto un pueblo vulnerable a caer en el dominio de un discurso, agresivo, resentido, poco pensado, y a asumir que el maltrato se ha vuelto la única forma de comunicarnos.
Recordemos que en algún momento fuimos nosotros quienes voluntariamente decidimos el rumbo de este país,  votando, pero también démonos cuenta que si no aprendemos a ver el contexto, estamos perdidos. Somos un pueblo con tan baja valoración, que a pesar de ser 14 millones, hemos dejado  el peso de nuestro progreso, sobre una figura mesiánica, una figura que se vio en algún momento como heroíca y absolutista, y que por lo mismo, ha perdido la noción de la realidad.
La vieja pelea de los pobres y los ricos, lo que no se ha dicho pero que está en el inconsciente colectivo, ha sido la semilla sobre la que se ha plantado este discurso que no hace más que separarnos, dividirnos y volvernos débiles.
Debemos entender que aquí no hay culpas, pero si responsables, y nosotros debemos hacer un acto de consciencia de con cuanto hemos aportado para que esta actual crisis esté presente. Ningún gobierno ha provocado lo que hoy ocurre a niveles intrafamiliares  y sociales, la gente no puede tocar un tema político sin que haya enfrentamientos que se vuelven irrespetuosos y no una forma sensata de diálogo y debate con el objetivo de cuestionarnos y aprender.
Lo único que ahora vemos son dos polos extremos llenos de odio y agresividad. Lastimosamente esto que ocurre a nivel macro, es lo mismo que ocurre en relaciones a nivel micro. Cuando tenemos dos componententes en una relación con distintos puntos de vista, y uno de ellos se cierra en el error de forma tajante, la única forma de reacción del otro lado, por frustración al sentir que no es escuchada, es la agresión activa o pasiva.
Por supuesto que el no estar de acuerdo con algo es parte de crecer, hacerlo saber es básico  para evolucionar en una relación, quien se cierra y no cede, está perdido.
Debemos entender que debemos crear nuevamente un espacio para  dialogar con respeto a lo diferente, debemos reeducarnos para volver a hablar, hemos pasado 8 años escuchando, acumulando tensiones y miedo de expresarnos, nuestro deber por más minúsculo que parezca es unirnos, dialogar, volver a opinar con tolerancia mutua, es increíble lo que un individuo puede hacer si promueve una nueva forma de ver la realidad!
No busquemos líderes con la misma actitud pero con otro discurso, seamos nosotros mismos líderes de nuestra vida, y nuestros respectivos progresos, concertemos, seamos más pacíficos. Las revoluciones y las crisis  no tienen porque destruirnos, sirven para construir.
HABLEMOS, RESPETÉMONOS Y TOLERÉMONOS, EL ÚNICO ERROR ES LA FALTA DE UNA SANA COMUNICACIÓN!
Icono_pdf
Síguenos:

Un adolescente rebelde, la agresión, una solución???

Un adolescente rebelde, la agresión, una solución???
Es fácil ponernos en una posición crítica frente a una conducta complicada de manejar, como la rebeldía en un/a adolescente, el problema reside justamente en la incapacidad que tienen los padres de identificar sus propios conflictos dentro de casa, que por lo general influyen directamente en la salud emocional y mental de los chicos.
La rebeldía tiene una función social, que es parte de nuestro desarrollo psicológico, la búsqueda de la autonomía e independencia. Aparece por lo general a partir de los 8 años, un periodo en que los padres suelen preocuparse, pues a veces esta conducta pueden ser mal asumida.
En la adolescencia cada vez se vuelve más complicada la convivencia con los chicos, pues los cambios hormonales hacen de ellos personas irritables, con reacciones a veces desmesuradas.
Existen cuatro tipos de rebeldía, la regresiva, que es característica de los muchachos retraídos y tímidos, que al no tener la capacidad de expresar su molestia, se ensimisman y llegan a auto flagelarse físicamente, este tipo de rebeldía, puede ser desvalorizada, sin embargo hay que tomarla en cuenta pues aunque no existe agresión externa, la baja  autoestima de ellos los vuelve blancos fáciles de depresiones y en casos extremos hasta de suicidio.
La segunda es la rebeldía agresiva, la más común y la más llamativa, el adolescente se muestra hostil hacia los padres abiertamente, llegando a gritarles e incluso golpearlos.
La rebeldía transgresiva es aquella, en la que el adolescente crece en un ambiente donde los padres se vuelven una disminuida figura de autoridad, que se desplaza a sus relaciones con toda institución que quiera colocar reglas, el colegio por ejemplo, son también aquellos que agreden en las instituciones educativas a los que perciben como débiles física o psicológicamente.
Y finalmente tenemos la rebeldía progresiva, quizás la menos conocida de todas pero la más constructiva, es la que la presentan aquellos adolescentes con un buen sistema de valoración, con buenas relaciones con el medio escolar y social, pero que al llegar a casa se transforman, sus reacciones de rebeldía se vinculan con la defensa de sus espacios, su autonomía, la justicia y el respeto, que de alguna forma pueden estar siendo violentados en casa por los padres.
Para que esta conducta pare, existen varias soluciones, en primer lugar como padres hacer un examen de conciencia, identificar si somos nosotros los que perjudicamos a nuestros hijos, con un trato muy agresivo, sobreprotector o presionante. Hablar con ellos recordando que fuimos jóvenes también, con una actitud abierta, respetuosa y amable, los adolescentes cambiarán su conducta cuando se sientan acogidos y comprendidos, claro está sin perder la disciplina y las reglas. Si esto no mejora, es importante buscar ayuda psicológica, a veces la comunicación de padres e hijos es tan nula, que es importante un mediador para mejorar la calidad de vida de toda la familia.
Icono_pdf
Síguenos:

Ser mamá soltera no tiene porque ser una desventaja!

Ser mamá soltera no tiene porque ser una desventaja!
Ser madre no es tarea fácil, pero es aún más complejo cuando por situaciones de vida, te has convertido en una mamá soltera.
Lo cierto es  que no podemos usar un solo modelo de madre, pues evidentemente, las circunstancias  que te rodean pueden ser muy distintas. Hay quienes han tenido que asumir esta responsabilidad muy rápido, siendo apenas adolescentes, es muy frecuente que las madres jóvenes suelan sentir que su vida se ha coartado y posiblemente el recuerdo que rodea a su embarazo no sea grato, debemos tener cuidado de diferenciar las cosas, tu hijo NUNCA puede ser visto como un error ni como un TRUNCO, pues si lo percibes de esta manera, puedes terminar distanciándote de él o ella emocionalmente e inclusive puedes volverte agresiva verbal o físicamente, ASUMIRTE COMO RESPONSABLE, es el primer paso para poder madurar.
Del otro lado está la madre adulta que pasó por una relación disfuncional con el padre de sus chicos, y terminó tomando la decisión de una separación, que en ocasiones, si no se sabe manejar  puede inclusive acompañarse de conflictos con él  que se prolongan, e inclusive obstaculizar la opción de volver a intentar una nueva relación de pareja.
Una recomendación sana es intentar mantener una vida equilibrada, es decir asumir que la maternidad es una tarea difícil, pero también se debe disfrutar. Los privilegios que te brinda el compartir de cerca con tus hijos, ser una guía para ellos y recibir su afecto, son experiencias que si se aprovechan, te pueden ayudar a desarrollarte mejor  y crecer como ser humano.
No asumas que siendo madre soltera, tu vida afectiva o romántica ha terminado, es verdad que socializar puede ser algo más complicado, pero es importante que a la par de tus responsabilidades, puedas mantener una vida propia, llenándote también de nuevas experiencias, que solo las relaciones sociales te pueden brindar.
Tampoco es saludable que sientas, que el ser madre soltera es una desventaja, no permitas que afecte tu autoestima, eres capaz de ser una buena orientadora para tus hijos, y de sortear dificultades de la vida. No te refugies en relaciones que pueden volverse caóticas, si te das cuenta que tu nueva relación no funciona, o esta persona tiene problemas con el alcohol, las drogas, etc, es mejor que te alejes de él, pues debes entender que si tú no logras preocuparte por tu bienestar emocional, tu relación con tus hijos puede verse afectada.
No es recomendable que tus hijos conozcan a todos los intentos de pareja que hagas, espera prudentemente a que tu nueva relación se vuelva seria, estable y que además él esté al tanto de la existencia de tus hijos, observa si tiene una buena receptividad con la idea de que él o ellos son lo más importante para ti, es decir que tenga suficiente madurez emocional para lidiar con esto.
Si tu relación ha llegado a ser estable, no intentes que tu pareja sea el nuevo “papi” de tus hijos, el tener esta conducta puede ser contraindicado y confuso para él y para tus niños. La comunicación clara con él le hará darse cuenta, que es importante que tenga una relación amable y afectiva con los chicos, e inclusive que tiene derecho a ser autoridad en el caso de vivir juntos, pero,  que todo se de de forma natural y con respeto de doble vía.
La maternidad es una tarea compleja, agotadora pero también enriquecedora, siempre recuerda que para que tus hijos crezcan sanos, deben tener una madre feliz, y la felicidad es una forma de andar en la vida que requiere de trabajo diario!
Si estás en una situación similar o conoces a alguien que atraviese este tipo de circunstancias y necesite orientación, comunícate con nosotros!
Icono_pdf
Síguenos:

Hablar.. un remedio para la soledad!

Hablar.. un remedio para la soledad!

Como seres humanos tenemos la necesidad de pertenecer a un grupo, es parte de nuestra herencia primitiva. El compartir con otros en el pasado, hacía más fácil la supervivencia, el enfrentarse a  peligros e inclusive educar a los niños, pues todo el grupo social participaba como un equipo en estas tareas. De ahí se origina uno de los temores, más comunes en los seres humanos, la soledad.

Lo cierto es que actualmente, rodeados de tecnología y medios de comunicación que nos facilitan el acceso a  la información, pretendemos estar “conectados” con la gente, cuando en realidad vivimos en un mundo de “simulaciones”. Cada vez la comunicación es menos personal y las distancias emocionales más grandes.

Los teléfonos inteligentes, suplen en tiempo real, la companía  de los que queremos, preferimos actualizar estados de redes sociales o mensajes, que vivir el presente cerca de nuestra pareja, amigos o familia.

La comunicación, cada vez se vuelve más ineficiente. En casa las familias ya no comparten espacios saludables como las comidas, para hablar de su día y de todos los encuentros y desencuentros del mismo.

Este año el objetivo debería ser retomar esos espacios olvidados, inclusive con nosotros mismos, pocos son los que pueden lidiar con el silencio y encontrar la paz, en la companía de  uno y de nadie más. Crear un ambiente confiable y acogedor en casa, comunicarnos más y con respeto, pues como decía Don Mario Benedetti, los puentes  indestructibles se crean con palabras.
La soledad no existe si aprendes a expresarte y a ser franco contigo mismo y los demás.

Icono_pdf

Descárgalo y Léelo impreso

Síguenos:

La resistencia a la terapia

La resistencia a la terapia
Nuestra naturaleza humana hace que instintivamente busquemos  bienestar, pero es cierto también que vivimos en una cultura de apariencias y que por lo general al atravesar problemas familiares, de pareja, o algún tipo de disfunción emocional, nos cuesta buscar ayuda profesional.
A veces  acudimos a nuestros amigos, buscando algo de orientación. Sin embargo el afecto que ellos nos tienen, pude hacer que su visión no sea del todo objetiva y terminemos aún más confundidos.
Vivimos en una cultura que nos enseña desde muy niños, que debemos ocultar nuestros problemas y pretender ser “perfectos”, pero pretender, termina por agotarnos.
Por otro lado estamos acostumbrados a vivir con el realismo mágico, herencia de nuestro mestizaje, nuestra religión y las supersticiones hacen que busquemos guías espirituales, intentando encontrar curas milagrosas.
Lo cierto es que además del instinto de bienestar, también tenemos dentro de nosotros una parte no conciente que nos jala hacia el automaltrato y el sufrimiento, si nuestro cerebro se acostumbra a vivir en crisis emocionales, es difícil salir de estados de ánimo con los que nos hemos habituado, y es ahí donde radica la “resistencia a la terapia”, es una fuerza a veces poderosa que nos hace suponer que hacer psicoterapia  no es la solución y empezamos a urdir algunas justificaciones para no empezarla, porque nos invade el temor de abrirnos con alguien que no conocemos, o simplemente porque repetimos prejuicios como: no necesito de otro para solucionar mis problemas, no estoy loco para hacer terapia, el del problema eres tú… yo estoy perfectamente bien, etc.
La psicoterapia no es más que un espacio activo que requiere de quitarse las máscaras sociales que estamos acostumbrados a llevar,  para sincerarnos con nosotros mismos y crecer. No existen las pastillas mágicas que solucionan la vida, ni los “tips” que nos curan, ni las instrucciones que se repiten una y mil veces convirtiéndonos en autómatas. La psicoterapia requiere del compromiso y la apertura, para enfrentarte a todo aquello de tu pasado y curar las heridas a profundidad, no con paños de agua fría, porque el verdadero bienestar requiere de  TRABAJO, SINCERIDAD Y CONSTANCIA!
Icono_pdf
Síguenos: