Yo sé que mi amor podrá cambiarl@!

La mayoría de seres humanos estamos buscando construir una relación de pareja, esperamos  que otro nos ame, nos acepte y nos acoja, nos apoye y sea nuestra compañía, sin embargo, si no  tenemos una buena relación con nosotros mismos, si dentro de nuestro hogar de origen hemos crecido dentro del desorden y de la disfuncionalidad,   es posible que no tengamos herramientas adecuadas para hacer una buena elección de pareja o que no podamos mantener una relación ecuánime y armoniosa con nuestr@ compañero.
Al inicio de toda relación, todos mostramos nuestra mejor cara y damos a conocer una versión “ideal” de nosotros mismos, al parecer somos perfectos, pero una vez que la convivencia y la cotidianidad se interponen, nuestros defectos aparecen, a veces nos damos cuenta que esa persona que pensamos era nuestra salvación, es en realidad una pesadilla, el maltrato empieza casi siempre con excesivo control, pérdida de libertades e individualidades, faltas de respeto como insultos, uso de malas palabras en lo cotidiano, gritos, celos excesivos, críticas constantes y malintencionadas, etc, a veces si dejamos que la violencia escale, se vuelve sexual e incluso llegamos a la tolerancia de agresión física.

Culturalmente pensamos que una mujer siempre es víctima, pero la realidad nos muestra lo contrario en algunos casos, el maltrato también lo vivencian los hombres.

El peor error es pensar que estas agresiones van a parar por obra de nuestra comprensión, permisividad y amor, las relaciones agresivas se vuelven un círculo vicioso de “lunas de miel” luego de la violencia, que generalmente hace que el otro miembro de la pareja piense en la posibilidad de cambio, para luego volver a vivir otro ataque psicológico o físico.

Pensar en el fin de una relación es difícil, pero si estamos viviendo una situación similar a la descrita es mejor buscar ayuda, para poder ver nuestra realidad desde una óptica distinta y optar por cambiar profundamente nuestros malos hábitos de vida!!

Icono_pdf

Descárgalo y Léelo impreso

Síguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *