Amistades Tóxicas

Los temas que se tratan dentro de una psicoterapia a veces parecen centrarse en las relaciones de pareja y de familia, pero que pasa con nuestro entorno social.

Cómo es que nos relacionamos con el medio?, logramos mantener relaciones amistosas?. Quizás no tengamos muchas dificultades para entablar una conversación con gente nueva, pero somos capaces de intimar o son más bien amistades superficiales las que tenemos?, elegimos bien a quienes nos rodean?

Lo cierto es que en algún momento a todos nos han decepcionado, y si nuestras expectativas han sido muy altas con respecto a lo que aquella amistad nos podía brindar, podemos salir muy lastimados, pues en muchos casos las falencias afectivas, como el no contar con una buena relación familiar, hace que busquemos apoyo, amor, companía y aceptación, en lugares equivocados. Las malas relaciones suelen empezar con el error de elección, el no tolerar la soledad física o emocional, nos hace intimar con personas que en muchos casos pasan por situaciones similares, la identificación es importante en la dinámica de las relaciones amistosas que se vuelven tóxicas, dos o más soledades o abandonos emocionales y dos  necesidades apremiantes de afecto, se vuelven demandantes,  absorventes e incluso a veces terminan en  maltrato psicológico o faltas de respeto a la individualidad, del que se muestre más dependiente o “débil”.

Por lo general puedes identificar si tienes una amistad tóxica cuando, sientes angustia estando cerca de esa persona, te sientes inseguro y piensas que posiblemente él o ella estarán prestos a atacarte o criticar todo lo que haces, pues por lo general este tipo de relaciones se vuelven de dependencia basándose en la agresión hacia tu autoestima.

A veces el falso orgullo hace que tratemos de no darle importancia a este tipo de rupturas, dolorosas pero necesarias,  aunque  en realidad las amistades tienen una función importante. Nos devuelven un reflejo nuevo de nosotros mismos, si se llevan de forma saludable inclusive pueden ser un gran soporte en momentos difíciles, aprendemos a respetar lo diferente y encontramos nuevas formas de enfrentar la vida en nuestros amigos, nos hacen ceder y corregir nuestros defectos, escuchando sus críticas constructivas.

Si te han decepcionado, procesa bien esa ruptura, has un duelo de esa relación, pero no te cierres a arriesgarte a conocer nuevamente lo que la amistad de la otra persona te puede brindar, quiérete a ti mismo colocando límites, no hay afecto que funcione sin una estructura.

Icono_pdf

Descárgalo y Léelo impreso

Síguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *