Todas somos madres!!

La maternidad puede ser uno de los roles más complejos que la mujer moderna y responsable tenga que desarrollar, si bien es cierto existen diferentes expectativas culturales en relación a ser madre, debemos recordar que también la biología juega un papel importante en nuestro comportamiento.

Los estudios en neuropsicología, han demostrado que todos los cerebros femeninos, están diseñados para la maternidad, somos capaces de escuchar ruidos agudos mientras dormimos, pues esto nos ayuda a mantenernos alerta frente al llanto de un bebé y poder así atenderlo, las mujeres somos observadoras y podemos interpretar rostros porque así nos comunicamos con nuestros hijos antes de que aprendan a hablar, somos más empáticas para poder relacionarnos con las necesidades de nuestros hijos.

El cerebro de una mujer cambia radicalmente al volverse madre, la energía se focaliza en el cuidado del bebé y es por eso que a veces es fácil descuidarse de una misma, dándole prioridad a las necesidades de nuestros hijos.

Pero esto será saludable?. Psicológicamente hablando, no tanto. La mejor forma de ser madre, es tratando a diario de sacarnos los moldes impuestos socialmente de como ser “una buena madre”, y hallar  una forma propia de serlo. Muchas mujeres acuden a consulta sintiéndose culpables por su rol materno, se siente la frustración y la apatía en el trato con los chicos, lo que crea un círculo vicioso de tristeza y malestar en el hogar.

Diferentes investigaciones demuestran que una mujer feliz, que mantiene sus propios espacios y a su vez los comparte con sus niños, tiene una mejor relación con ella misma y con su familia. Cómo lograrlo?

  1. La socialización es importante, una madre que siente tener un grupo de amigas apoyo, puede lograr asumir su maternidad con mayor seguridad, pues las amigas también forman parte del grupo de crianza extendida del niño, en el pasado, al vivir en sociedad los grupos hacían que todas las mujeres de una tribu participen también en la crianza de los niños, con el fin de que la madre pueda descansar , ahorrar energía y hacer que el niño desarrolle lazos de confianza social.
  1. La cultura nos dice que “lo primero son los hijos”, lo cierto es que todos los aspectos de nuestra vida lo son, los niños, la pareja, nuestra salud, nuestros espacios de recreación. Debemos entender que para lograr sentir bienestar debemos equilibrar nuestra vida y colocar todo como una prioridad.
  1. Descuidar a la pareja es uno de los problemas que frecuentemente surgen en las mujeres que se convierten en madres, esto tiene una explicación biológica, el cerebro se repleta de oxitocina y de dopamina, dos sustancias que nos unen al bebé para protegerlo, pero es importante incluir al padre en la crianza, se debe hablar de los roles de ambos en la formación del nuevo miembro de la familia, para que la relación no se vea afectada negativamente.
  1. Educar niños independientes, muchas mujeres viven su maternidad con ansiedad y sobreprotección, al punto de absorver a los chicos y convertirlos en personas con poca confianza en sí mismos y muy poco autónomos. Debemos entender que los niños se convertirán en adultos y deberán tomar su propio camino en algún momento, debemos darles herramientas para que cuando lo hagan, aprendan a levantarse luego de las caídas. Nos encantaría evitar su sufrimiento, pero este es parte de la vida. Déjalos ser.

Ser madre no es una tarea fácil, es agotador, exige mucha responsabilidad y sanidad mental, una mujer equilibrada, hará sus veces de madre con mayor alegría, a todas las mujeres que se han convertido en madres, por biología, por decisión de adoptar o incluso a esas tías y abuelas que han educado a sus sobrinos y nietos como sus hijos FELIZ DÍA!!

maternidad-guayasamin

Síguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *