La vitrina de una vida falsa

Los seres humanos al ser gregarios, necesitamos  estar en contacto y comunicarnos con los demás, eso está claro, pero  de un tiempo acá la tecnología y sus “facilidades” nos han envuelto en un extraño fenómeno, que yo llamo “la vitrina social”.

Un comportamiento de exhibicionismo innecesario, que nos pone en evidencia y sin la valoración que antes se le daba a nuestra intimidad.

Las redes sociales se han convertido en parte de la cotidianidad en la vida de la gran mayoría, y no es tanto la herramienta, como su uso lo que se vuelve un problema.

La falsa ilusión de la gratificación inmediata y la búsqueda de aprobación, confabulan para que algunos caigan en una especie de sed por los “likes”, una adicción por tener más “amigos” en el Facebook, o  más seguidores , que muchas veces ni conoces y si lo haces, probablemente sea de vista.

Un fenómeno de falsificación de la vida, un espacio en donde te puedes tomar el tiempo de “crear un personaje” y publicar lo necesario para darle la imagen que quieres. Aunque me atrevería a decir que esta, no tenga nada que ver contigo y tu realidad.

A esto además súmale las tendencias de moda: está in “ser feliz”, “el bienestar”, “la pareja y la familia feliz”,  el “éxito profesional”. Si te fijas bien todos estos son moldes y clichés que se imponen y que NO EXISTEN!

Porque la vida tiene un ritmo, en donde no cabe lo inamovible, estamos en un cambio constante de ires y venires. La vida real hace que pasemos por momentos de mucha claridad y otros donde la tristeza y los eventos desafortunados, nos golpeen y esto es ABSOLUTAMENTE NORMAL!.

Si que se puede ser feliz y tener bienestar , pero esto se logra con trabajo constante, no con un meme o una imagen motivadora o una foto prefabricada.

La familia o la pareja perfecta, son estereotipos que no existen. Para poder tener buenas relaciones con nuestro entorno, debemos ser responsables de lo que decimos y hacemos para mantener y hacer crecer esos lazos.

El éxito profesional, no radica en los títulos que tengas, o en la recompensa económica que tu trabajo te de, menos en una supuesta fama. El éxito está en hacer lo que se ama, y hacerlo con ética e integridad, cosas que no necesariamente se ven en una foto de Facebook. Así que a vivir más cultivando tu vida real que la virtual, volviendo a darle importancia al contacto social, una conversación mirándose a los ojos y un sano respeto por ti y tu autenticidad, así como a tu intimidad. Cambiar un poco el concepto de presumir por uno de compartir.

Síguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *