Sexo… una cuestión de placer

Que vivimos en una cultura de doble moral no es novedad, lastimosamente asumimos que educar a nuestros hijos con valores distintos de acuerdo al género, será una buena estrategia para garantizar la salud mental de los chicos, tristemente lo que es permitido para los niños, una supuesta mal entendida “libertad”, los vuelve más vulnerables a caer fácilmente en promiscuidad sexual cuando llegan a la adolescencia, así como también a problemas como la ansiedad de desempeño, problemas de eyaculación precoz, o disfunción eréctil, la supuesta “masculinidad” hace que los hombres tiendan a equiparar su valía a la cantidad de conquistas sexuales, o a su capacidad de ser “buenos amantes”, nada más alejado de la verdad.

Por otro lado el excesivo control y limitación con respecto a la crianza de las niñas, buscando detrás de ello, el proteger su “reputación”, hace que casi dentro de casa no se hable de sexo abierta y frontalmente. La mayoría de pacientes atendidos dicen no haber recibido nunca orientación sexual más de la clásica frase : “cuidaraste”…. la pregunta es de que?? o de quien??, cómo??

Lo cierto es que nuestra sexualidad sigue siendo un tema tabú, por lo tanto hablar de ella no es bien visto dentro del ambiente familiar. La idea de que las “mujercitas decentes” no hacen tal o cual cosa, es igualmente agresiva y daniña.

Las estadísticas dicen que de un 100% de mujeres un 33% nunca han tenido un orgasmo, porcentaje muy elevado y real, pues además muy pocas se atreven a buscar ayuda o tratar de resolver el problema con su pareja. La crianza rígida hace que las mujeres sientan culpabilidad en el momento de tener intimidad, problemas como la disfunción de excitación, o la anorgasmia primaria o secundaria son frecuentes en la población femenina.

Lo que debemos entender es que un problema sexual le concierte a dos, es la pareja la que debe buscar ayuda para poder encontrar el origen casi siempre psicológico de este tipo de disfunciones, debemos entender que somos seres sexuados desde el nacimiento, el sexo es natural, es saludable y nos ayuda a reforzar nuestros lazos afectivos dentro de nuestra relación de pareja. El sexo es un lenguaje que cada uno habla de diferente forma, en él están involucrados nuestro placer, nuestro estado de ánimo, nuestra relación con nuestro propio cuerpo, nuestra autoestima, nuestra capacidad de expresión y por que no decirlo nuestra identidad.

Así que si crees tener problemas de pareja, deja de lado la vergüenza y anímate a buscar una solución!!

Icono_pdf

Descárgalo y Léelo impreso

Síguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *